Ir al contenido principal

MOVAMOS A BOGOTA, Columna para Portafolio

Movamos a Bogotá

Por Camilo Herrera Mora


Bogotá es uno de los grandes culpables del freno de la economía; la ciudad es más o menos el 38% del gasto de los hogares, el 27% del PIB y el 18% de la población, y su bajo desempeño tiene frenado al país.

Las cifras de la confianza del consumidor son elocuentes, dejando ver el alto nivel de incertidumbre en los hogares capitalinos. Eso tiene su origen en muchas cosas: la alcaldía de Petro que fue un proceso de ingobernabilidad muy costoso, la reducción de la construcción ante la incertidumbre del POT y el decreto de construcción en altura; la salida de muchas empresas a la periferia de la ciudad, generando empleo por fuera del casco urbano y el registro de por lo menos 450.000 carros nuevos entre 2013 y 2017, que ha reducido la movilidad a niveles insoportables. A esto se debe sumar la ingenua promesa del metro por parte de Samuel Moreno a su electorado y más aún su total incapacidad para comenzar a construirlo.

Esto hace que los bogotanos estemos completamente desesperados en una ciudad, que cada día es más costosa por el aumento continuo del valor los predios, viviendo en una ciudad de anuncios y no de hechos desde hace más de 13 años; a lo que debe sumarse que somos la residencia del presidente con la peor popularidad de la historia. Todo esto, sumado a la corrupción, malas obras y otros esperpentos, tienen al ciudadano casi deprimido.

“Bogotá es una ciudad de nadie”, ese es el diagnóstico y nos hemos quedado con esa idea tan mediocre. El gran síntoma que debemos atacar en este momento es la movilidad, porque tener mejor movilidad significa darles tiempo y calidad de vida a los bogotanos. El empleo se genera si aumentan las ventas y la producción, y eso vendrá en parte de la recuperación del estado ánimo de la gente; y la seguridad, es consecuencia del aumento del empleo y de la transformación de cultura ciudadana, que puede comenzar con un cambio en la forma en que nos movemos en la ciudad.

Si yo fuera alcalde de Bogotá, pondría sin dudarlo el pico y placa día completo, con el fin de aumentar la movilidad, y darle a todos los ciudadanos más de 45 minutos de tiempo para hacer lo que consideren correcto; algunos dirán que eso genera la compra del “segundo carro”, pero esto es limitado, por los continuos errores que se han cometido con esta norma; y si, es posible que aumenten las motos y por eso hay que anticipársele. Sin duda, el pico y placa, no es la medida ideal, pero es la más eficiente y realista.

También, me dedicaría a pintar las líneas de la calles, para que la gente se sienta ligeramente forzada a manejar mejor, porque mucho del caótico caos capitalino es culpa de como manejamos los conductores y eso debemos comenzar a recuperarlo.

Mover a Bogotá comienza por las pequeñas acciones que mejoren nuestra cotidianidad y no por seguir esperando las grandes obras: ya se han tapado algunos huecos, los drones ayudan a levantar los croquis de tránsito, debemos animar al bogotano, y hacer que recordemos todo lo que la ciudad ha hecho por nosotros. Por eso: movamos por Bogotá, el país lo necesita.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿NOS SIRVE LA MACROECONOMÍA EN MARKETING?, Columna para PyM

Hace unos días debatía en Portafolio que es necesario que los economistas aprendan marketing, para comprender mejor el mundo de las preferencias y hacer políticas económicas menos generales y más enfocadas a mejorar la satisfacción de las necesidades haciendo uso de la segmentación; argumento que tuvo buena acogida, pero en muchos casos sentí en sus miradas esas palmaditas en la espalda que algunas veces nos han dado.
Más allá de sentirme vencido por mi potencial fracaso como evangelizador en tierras ortodoxas, quiero traer el debate al mundo del marketing en el sentido contrario, sabiendo de antemano que se me darán más palmadas en la espalda que aplausos.
Es simple: un marketero que no entienda el uso de las mediciones macroeconómicas y tenga claridad en las políticas económicas, no hará un buen mercadeo ni tendrá poder en la empresa. La economía entendida como el Producto Interno Bruto es el reflejo de las decisiones de las personas en un entorno normativo de producción, comercio …

¿REALMENTE CUAL FUE LA INFLACION DE 2016?, Columna para Portafolio

¿Realmente cuál fue la inflación de 2016? Por Camilo Herrera Mora
El dato de inflación de 5,75% es un respiro para muchos, sobre todo para el gobierno, que logró mostrar que la inflación bajó con respecto a 2016, pasando de 6,77% a 5,75%, demostrando que el aumento del salario de 7%, mejoró la capacidad de compra de los asalariados. Pero ¿esto es verdad?
Nos hemos acostumbrado a ver los datos de diciembre para ver como cerro la inflación en Colombia y esto es un error que no podemos seguir cometiendo, siendo esta una de tantas lecciones que nos dejó 2016. La inflación de cierre de año fue de 5,75%, pero la inflación promedio fue de 7,5%, y esto redujo durante el año la capacidad de compra del salario en un -0,5%, y no la aumentó un 1,2%, como diría el dato de diciembre.
Si la capacidad de compra del salario se redujo durante todo el año, era evidente que la demanda interna, y en particular el gasto de los hogares se debía frenar, y por ende el total de la economía. Revisando los dato…

¿2017, O EL RETORNO DEL OSCURANTISMO? CONSUMER DATA ANALYSIS Especial para Revista P&M

CONSUMER DATA ANALYSIS
¿2017, O EL RETORNO DEL OSCURANTISMO? Por Camilo Herrera Mora Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group Especial para Revista P&M

Si 2016 fue el año de la incertidumbre, 2017 será el año del oscurantismo. Por años el mundo persiguió y defendió las causas liberales, la apertura, la igualdad, los derechos humanos e incluso la diferencia, pero esto tiene un tiempo, y toda fuerza tiene una reacción, y el mundo ha mostrado en las urnas y en los mercados, que clama por volver al pasado, en la presencia de una trampa mortal.
He aprendido que el consumidor se forma desde que nace hasta más o menos los 20 años, y de ahí en adelante lo que hace es adaptarse lo mejor posible al cambio, pero no hace transformaciones profundas de sus creencias o concepciones básicas, pero si puede cambiar sus comportamientos de consumo, siempre y cuando no entre en choque con los principios formados en su infancia y adolescencia. Obviamente me refiero a lo que la gente realmente cre…