sábado, 28 de febrero de 2015

DE UNICORNIOS AZULES, Columna para El Nuevo Siglo

La política no se trata de vender unicornios azules sino de pensarlos, venderlos y hacerlos. Desafortunadamente los discursos populistas caen esta trampa continuamente, ya que es más fácil vender sueños y esperanzas que cumplirlos.

Por diversos motivos hemos pasado de tener grandes ideas para el desarrollo de las sociedades, y las hemos llevado a discursos idealistas grandilocuentes, sin capacidad de realización. Siempre existirá la trampa de pasar de ideas a ideales, lo que deja a las soluciones en el marco de los sueños que si se cumplen, pierden su fuerza colectiva, y esto deja sin votos a sus voceros.

La política, y en particular la populista, se ha construido en el marco de hacer promesas, no sobre los problemas colectivos, sino sobre las situaciones que muchas personas desean que se den soluciones desde el Estado evitando afrontar la necesidad del esfuerzo personal para su desarrollo, y esto inevitablemente conlleva a la creación de derechos injustos con la financiación de los derechos adquiridos de otros. Es decir, que la gente quiere una vida más fácil de menos esfuerzo, a costa del esfuerzo de otros, y dejando sin recursos a los problemas colectivos reales que requieren financiamiento como la seguridad, la justicia, la infraestructura, la salud y la educación.

Esto le ha pasado a Venezuela, Argentina y Bogotá en los últimos años, y los tres de una u otra manera y deben comenzar un proceso de transición del discurso de promesas, a las ejecuciones efectivas que reconstruyan la confianza en la política y el amor propio de las personas.

Me refiero a que el populismo nos ha arrancado dos fuerzas fundamentales: la capacidad de creer en líderes políticos que prometan y cumplan, y la fuerza de comprender que muchos de nuestros problemas los debemos afrontar solos para progresar y no esperar que el Estado nos lo solucione. Este desequilibrio ha generado una enorme anemia en las bases electorales, que buscan un constructor de unicornios, que les solucione sus cotidianidades, y esto realmente no es lo que se necesita sino lo que se desea, porque es más fácil identificarse con conceptos colectivos de bienestar, que comprometerse con procesos colectivos que lo produzcan.

Estas tres sociedades requieren dar un paso emocional muy importante: comprender que los sueños son inútiles si son irrealizables y que la sociedad necesita soluciones, ejecuciones y resultados, porque de nubes de ideas los pobres solo comen un tiempo. Es fundamental que el líder inspirador comprenda que debe ser ejecutivo, y el gran ejecutor debe comprender que debe ser inspirador. La política latinoamericana requiere urgentemente que comprendamos que el debate no es de izquierdas y derechas, sino entre hacer las cosas correctas o no hacerlas, y para esto debemos vender unicornios azules realizables, que sirvan para solucionar problemas y no para adornar cómodas ideologías.

Colombianada: El populismo latinoamericano ha llevado a la gente a pedir promesas en vez de exigir soluciones, porque es más fácil soñar que trabajar.

¿TENDENCIAS?, Especial para Revista P&M

Internet está plagado de definiciones de tipos de consumidor y tendencias según un sin número de autores, investigadores, agencias y uno que otro desocupado, que buscan plantear una posible visión del futuro, buscando posicionarse como expertos en el tema; y esto está llevando a que el concepto de tendencia caiga en una generación tan grande como la que tiene hoy la palabra innovación.

Tendencia es lo que comienza a pasar e inevitablemente pasará: la población del mundo se envejece, la esperanza de vida es mayor, el ingreso aumenta, la felicidad se diluye. Las tendencias no son modas como se aprecia en twitter, ni mucho menos comportamientos temporales de un grupo social reducido, que por muy “cool” que parezca, está a años luz de explicar lo que le va a pasar a la sociedad.

En la historia se han escrito muchos futuros y muy pocos se han logrado anticipar los hechos. Alvin Toffler, Isacc Asimov, Matt Ridley o hasta George Lucas han acertado en los conceptos fundamentales con una revisión simple de ese futuro que viene. Desafortunadamente, cada vez más llegan seudoprofetas al marketing que no hacen trabajos serios sobre lo que pasa e influyen con su grandilocuencia en los empresarios que toman decisiones equivocadas poniendo en riesgo su sostenibilidad.

¿Qué podemos dar por sentado del mañana? Que sabremos más, que seremos más viejos y sobretodo que llegará alguien más joven, más bonito y mejor que nosotros. Saber esto y reconocerlo es fundamental, porque es lo que permite que tomemos acciones para enfrentar estas amenazas y prepararnos al cambio continuo del mercado.

Las tendencias (bien o mal hechas) sirven para comprender que puede pasar mañana según lo que se observa hoy, pero carecen de soluciones y tienen a caer en modelos ideales lo que debería ser y no lo que realmente será, o de lo contrario hoy tendríamos autos voladores.

Afortunadamente Godet dio un paso más y le dio al marketing un gran regalo: planteó que sin importar cuántos escenarios futuros podamos describir, lo que debemos hacer es encontrar la mejor solución a todos y ejecutarla para anticiparse a las circunstancias. De qué se sirve saber que cada vez hay más saphiosexuales, cuando es evidente que en el pasado el hombre atractivo era el fuerte, después el rico y ahora el inteligente, que es el actual proveedor de seguridad y riqueza, e inevitablemente es más atractivo que hace 100 años.

Por esto, es prudente dejar atrás la revisión excesiva de tendencias y proyecciones, y pasar a hacer un ejercicio de prospectiva ejecutable que asegure la sostenibilidad de las organizaciones y de la sociedad. Sin duda hoy la dimensión digital está modificando comportamientos, abriendo oportunidades y cerrando muchas brechas, pero eso nos llama a pensar sobre la masificación de la individualización con la tendencia reina del marketing, que no es otra cosa que la siguiente etapa del proceso productivo y de construcción de valor, como bien lo han expresado Moskowitz y Evans en diversas formas: pasamos de un mercado de producción individual costoso e ineficiente, que comprendió que en las economías de escala y los costos de transacción se podría masificar las soluciones y productos al mercado, y que en este momento, ese consumidor pide que los productos masivos sean más personalizados porque sus necesidades son superiores y comprenden que en la diferencia está la respuesta. 

Por eso cada vez más hay cosas que buscan la individualización como hizo Coca-Cola con las botellas con nombres y el anuncio del lanzamiento del Freestyle Fountain, que será un servicio donde cada uno podrá hacer la bebida a su manera. Esto no es nuevo, ya hace milenios los sastres y los boticarios lo  hacían; lo que pasa es que volvemos a ello con más conocimiento y comprendiendo que la enfermedad es la misma pero no nos afecta igual a todos. 

Un buen ejemplo de anticipación de esto fue Excel, que desarrolló un megasoftware que hace mucho más de lo que necesitamos, y más allá de ser una cosa ineficiente, Charles Simonyi en 1983 (uno de mis héroes personales) tuvo la virtud de comprender que el exceso de oferta de valor hay una solución a la masificación de la personalización, al igual que lo hoy lo hace Desigual con prendas iguales pero únicas. 

La tendencia hoy es simple: pasamos de mercados a personas, y debemos prepararnos para servir a más de 8 billones de personas con productos únicos pero homogenizados. ¿Qué va a hacer Usted?

martes, 24 de febrero de 2015

Y BAJO LA GASOLINA, Análisis para Portafolio.co

Por decisión del gobierno la gasolina bajara $300 pesos para los hogares buscando “fortalecer la capacidad adquisitiva de los colombianos”.

Esto ocurrirá sin duda, pero más por la reducción de la inflación que por un menor gasto en gasolina, ya que los hogares destinan cerca del 4,3% de su gasto mensual a combustible, a un precio de $8273 pesos por galón, con un gasto medio de $511.000 pesos mensuales aproximadamente, para los 2,5 millones de hogares que tienen uno o más carros o motos, reduciendo su gasto en cerca de $18.500 pesos mensuales, si mantiene el consumo de 62 galones mensuales. Lo que significa el 0,5% del gasto per cápita, lo que no es suficientemente relevante para un hogar.

Más, por el lado de la inflación, esto tiene implicaciones mayores, ya que el combustible pesa 2,9% del IPC y al reducirse un -5% con respecto a febrero de 2014, tendrá un impacto de -0,15 puntos porcentuales en la inflación anual de febrero, siendo mucho más bajo que el aporte medio observado de los últimos 85 meses, que es 0,14 puntos porcentuales. Esto favorecerá que la inflación pierda velocidad y que el techo de la meta de inflación se aleje gracias a este ajuste, que si permanece así por el resto del año, puede significar una caída del IPC en diciembre de 2015 de cerca de -0,14 puntos de inflación, teniendo su máximo en octubre con -0,2 puntos de inflación.

Así, sumados ambos efectos, los hogares ganaran cerca de 0,6% puntos de capacidad de compra real con esta medida, lo que efectivamente ayuda a la capacidad adquisitiva de los colombianos, pero que no será total porque los precios de tiquetes de transporte no se reducirán sino que posiblemente aumentarán, dejando ver que en muchos casos es mejor tener moto o carro que andar en transporte público.

El precio de la gasolina se debía ajustar, ya que el precio de la gasolina del golfo ha bajado cerca de 49% para enero de 2015, pero esta caída se ha visto contrarestada por una devaluación cercana a 23%, causando que el precio de equilibrio debiera bajar cerca de 12%, pero el ajuste fue solo del 5% debido a otros componentes de la formula y del Fondo de Compensación, lo que le da espacio al gobierno para seguir bajando el precio, si el precio de la gasolina en el Golfo no sube.

La medida para muchos llega tarde pero llega, con fines políticos quizá, porque servirá para el debate con transportadores, calmar aguas en el Congreso y en la opinión pública, donde el fisco nacional dejará de recibir recursos importantes y esto profundizará los problemas fiscales de alguna manera.

Cabe preguntarse si tiene sentido bajar el precio de la gasolina, más allá de la lógica técnica y la necesidad política, ya que se perderán recursos públicos y se fomentará el mercado de automóviles, aumentando la demanda por gasolina y engrosando el parque automotor que afecta la movilidad en muchas ciudades. Difícil equilibrar la situación: ¿menos costos para los hogares y menos recursos para el Estado, y más contaminación y tráfico, con sólo un ahorro de 18.000 mensuales promedio para los hogares que tienen carro?

sábado, 21 de febrero de 2015

PUNTO A PARTE, Columna para El Nuevo Siglo

Estimado Expresidente Cesar Gaviria: considero enormemente acertada su propuesta de ampliar la cobertura de la justicia transicional a todos los actores, logrando así vincular a todos los involucrados en el proceso, sin con esto considerarlos como iguales, sino como partes de un proceso histórico que nos forjo en la adversidad y donde la ley en muchos casos se quedó corta.

Por diversas razones hemos construido una enorme y confusa legislación y jurisprudencia inoperante y que desconoce las realidades del conflicto, llevando a que diversos actores las incumplieran, quedando como delincuentes por defender las instituciones; a muchos Militares, Policías, Funcionarios Públicos, Políticos, Sacerdotes, Monjas, Campesinos, Indígenas y todo tipo de colombianos les ha tocado ir contra la ley por sus vidas, por sus deberes y sus principios, y esta es la verdad de un conflicto sangriento donde la ley es un papel que no evita que una bala mate a alguien.

Poner en discusión una propuesta de punto final moderada es oportuna y requiere que la ciudadanía – del pasado y del futuro, comprenda que esto no significa que los perdonamos, ni que olvidamos, ni que estamos de acuerdo con lo que hicieron, sino que aceptamos que en una guerra el horror está a la orden del día, y para sobrevivir allí, en muchos casos era necesario desatarse de la ley.

Dar este paso puede generar más violencia y sin duda muchos de los actores que cometieron crímenes en este proceso, tienen un larga fila de personas prestas a vengarse por sus actos atroces y veremos como la justicia cae nuevamente ante la necesidad humana de la falsa tranquilidad de hacer un ajuste de cuentas. Por esto es necesario que comprendamos que es más un proceso de punto a parte que de punto final, porque no dejaremos atrás esta amarga historia, sino que muchos años veremos sus estertores repartidos por el país, en forma de venganza, de extorsión, secuestro, robo y terrorismo generado por personas que solo saben hacer esto para vivir como resultado de una lucha de pensamientos políticos, poder económico y falta de humildad de muchos colombianos que tuvieron el poder y lo malgastaron en cosas personales.

Es fundamental encontrar la respuesta que proteja a nuestras instituciones y las personas que las lideraron en momentos de oscuridad, corrupción y decadencia, porque no podemos juzgar los actos atroces de un pasado cruel con los ojos de un presente o futuro pausado. Igualmente, debemos prepararnos a comprender y gobernar una paz tensa, donde el cese del fuego será institucional, pero las víctimas y los victimarios seguirán en un conflicto mucho más profundo, por la sensación de no haber sido reparados justamente según lo que ellos consideran correcto. No olvidemos lo que paso, porque será la base de una nueva violencia de venganza y frustración, que se nos presenta como un reto social sin precedentes.

Colombianada: debemos llevar al país a algo parecido a ese pueblo donde deben aprender a convivir Bayardo San Román y Santiago Nassar.

sábado, 7 de febrero de 2015

SI EL MUNDO FUERA COMO DICEN, Columna para El Nuevo Siglo

Si el mundo fuera como dicen, seriamos simples peones o títeres de un juego mundial conspirativo, donde un limitado grupo de personas, juegan una versión enorme de Risk para controlar el mundo y obtener un poder inigualable.

Los empresarios serían seres malvados que hacen cosas inútiles para que las compremos y acumulemos sin sentido, bajo la premisa de la obsolescencia programada, con el fin de acumular grotescas fortunas.

Existiría un enorme complot para que los pobres siguieran siendo pobres, por la necesidad de tenerlos como mano de obra barata para unas cadenas industriales que no requieren más que esclavos a su servicio.

Si el mundo fuera como dicen, estaríamos cerca de su fin por el abuso que hemos tenido con el planeta, y la destrucción de nuestra propia raza ya estaría asegurada y ocurriría en poco tiempo; Tendríamos religiones para llevarnos del cabestro hacía unas creencias sin preguntas y unas verdades sin fondo, para controlar nuestras acciones y unificar nuestros comportamientos.

Simplemente deberíamos aceptar que somos una sarta de mediocres, serviles pendejos sin carácter, que solo existimos para ser manipulados por una serie de elites que buscan su beneficio; más cuando miramos en detalle todas estas mitologías nos damos cuenta que no son más que un enorme listado  de excusas para ponerle un nombre a nuestra incapacidad, que deseamos esconderla en un destino definido por Dios, el Estado, la religión, las empresas o los grupos de poder, donde simplemente no tenemos como escapar de un sistema malvado que nos dicta que debemos hacer cada día.

Si el mundo fuera como dicen, lo que vivimos es una ilusión de haber mejorado nuestra calidad de vida y deberíamos quedarnos en nuestra cotidiana mediocridad condenados por un fatal destino del que no podemos escapar.

Si el mundo fuera como se lee en “memes” en las redes sociales, o los comentarios de opinión de casos particulares convertidos en verdades absolutas, incluso las terribles y desafortunadas noticias puntuales que ocurren y que los medios sin responsabilidad y con poco análisis y estudio, que amplifican y las transforman en ejemplos sociales que deben ser castigados por la hoguera publica ante la incapacidad de la justicia de actuar, haciendo de jueces sin proceso, pruebas y defensa, simplemente viviríamos en un mundo tirano donde las personas dejaron de ser personas hace mucho tiempo. 

Afortunadamente, el mundo es muy diferente a como muchos dicen, pero en ese mundo nos toca esforzarnos para mejorar nuestras condiciones, y para muchos es más fácil quedarse en casa viviendo como si el mundo fuera como dicen.

Colombianada: Si el mundo es tan malo como dicen, ¿usted que está haciendo por cambiar eso?

miércoles, 4 de febrero de 2015

LOS EFECTOS ECONÓMICOS DEL TRIUNFO DE PAULINA VEGA, Especial para Cromos

Sin duda el triunfo en Miss Universo logrado por Paulina Vega será un factor fundamental para las condiciones económicas de Colombia en los próximos años, así esto no parezca lógico, porque la belleza y la economía parecen no tener relación, más allá del simple sofisma que la belleza se puede comprar o mandar a hacer.

Leer de estética y belleza en términos económicos es muy poco común, debido que siempre se han separado los dos conceptos por suponerlos distantes y sin alguna relación, lo cual no solo es equivocado sino completamente inconveniente.

La belleza, la estética, lo bello, es la base fundamental de la economía, de la supervivencia y del desarrollo; aunque esto no sea lo que comúnmente se dice, es innegable que por procesos de evolución natural, el ser humano prefiere lo bello porque significa que es saludable, que está sano, que se reproducirá bien y que no es una amenaza de ninguna manera a nuestro estilo de vida. Lo bello es simplemente el mensaje de la naturaleza que nos informa si nos debemos relacionar o no con las cosas.

Nos gustan las ciudades bellas, limpias, los productos bien diseñados, la ropa que resalta nuestros atributos y las personas que son gratas a nuestra vista, porque esto hace que estemos tranquilos, no nos sintamos amenazados y sobretodo que estemos dispuestos a relacionarnos.

Por esto, el triunfo de Paulina Vega, más allá de ser un logro de la belleza Colombia, es un reconocimiento profundo de las instituciones soft sobre el desarrollo y evolución de nuestro país; para nadie era un secreto que la belleza de las mujeres colombianas siempre ha sido increíble, pero que una de ellas logre que el reconocimiento sea público, es un paso adelante en los indicadores de desarrollo del país, así esto suene un poco extraño: se refiere a que instituciones como Miss Universo aceptan que una colombiana represente la belleza mundial y pueda ir por el mundo como embajadora, lo que demuestra que el mundo entero cada vez más cree en los logros de nuestro país.

Esto tendrá un impacto muy importante en la confianza de los colombianos, que vieron se obtuvo esta corona y no caímos en el eterno listado de excusas de por qué seguimos con el virreinato, lo que causará que los colombianos comiencen a comprender que a Colombia ya se le trata mejor en el mundo como consecuencia de sus logros.

Así, este tardío reconocimiento a la belleza de las mujeres colombianas, es una bienvenida de cierto tipo de instituciones mundiales a nuestro país, que nos dicen que no solo podemos representar al mundo sino que nuestra belleza es un posible parámetro de estética mundial, camino que ya habían recorrido Sofía Vergara y Paola Turbay en los medios mundiales.

No hay nada mejor que querer algo y poderlo lograr por nuestros propios méritos y ya entramos a esa instancia mundial donde se nos mide por lo buenos que somos y no por nuestros problemas; obviamente a esto suma la Selección Colombia de Futbol, el ciclismo en todas sus disciplinas, la literatura, las empresas y la percepción de riesgo país, que han mostrado al mundo como Colombia afrontaba grandes problemas hace 20 años y hoy puede decir que avanza en muy buen sentido para cambiar estas situaciones en oportunidades poderosas.

Todo esto hace que las cosas en Colombia mejoren, porque las cosas buenas tienen la capacidad de contagio positivo, y dinamizan las condiciones del mercado; aunque es claro que esto pasa en un momento turbio en los mercados mundiales por el precio del petróleo, y esto hará que el efecto no sea notorio porque efectos negativos reducirán su impacto, lo que significa que sin esa corona, quizá el golpe petrolero sería más duro.

Ella tiene ahora una enorme responsabilidad, al ser embajadora mundial de Colombia y de su Barranquilla, que es mostrarle al mundo lo que hemos logrado y lo que podemos hacer si nos dejan seguir nuestro camino, porque hemos demostrado de sobra que podemos, y el mundo debe dejar atrás la mala imagen de nuestro país, como lo hicieron con la Cosa Nostra italiana.

Pensar en belleza es pensar en cosas buenas, por eso las ciudades se arreglan continuamente, renovamos los apartamentos y compramos ropa, para vernos mejor, porque la moda como la belleza tienen la particular condición de ser consumos colaborativos, donde si todos nos vestimos mejor, la sociedad se ve mejor; si arreglamos las fachadas de las casas y edificios, las ciudades se ven más bellas; si hacemos pequeñas cosas, se verán grandes cosas.

Por eso la economía, el mercado y las empresas viven de la belleza, porque representa no solo un ideal estético sino calidad de vida y salubridad, un futuro más sano y una enorme tranquilidad. Por eso bienvenido el logro de Paulina, lo que significa y la puerta que la abre el futuro de Colombia, de las colombianas, de nuestras industrias y nuestra gente.

http://www.cromos.com.co/especial/miss-universo-paulina-vega/los-efectos-economicos-del-triunfo-de-paulina-vega

CAMBIO DE ENTORNO, Columna para Portafolio

Hace un par de años, Propaís publicó un estudio con RADDAR donde se evidenciaba que solo el 11% del gasto de los hogares era en bienes importados, Y cerca del 50% del gasto se destinaba a servicios, y el otro 39% a compras en productos locales. Esto ocurría con un dólar promedio en 2012 de $1.798 pesos; RADDAR continuó con el estudio y evidenció que en 2013 esto cayó a 9,7% con un dólar a $1.869 pesos, pero en 2014 con dólar promedio a $1.975 pesos, se retornó al 11% del gasto en importados aproximadamente.

Esto evidencia que sin duda el tipo de cambio tendrá un efecto fundamental en la dinámica interna, que como se profundizó en el editorial “para no tener problemas”, debe ser cuidada por ser el motor activo de la economía; lo curioso es que no se puede evidenciar que el aumento del tipo de cambio genere una caída del gasto en importados, y como se evidencia entre 2002-2008, en 5 años los importados pasaron el 10% del gasto de los hogares con un tipo de cambio superior a $2.000 pesos.

Esto evidencia que estamos ante un claro fenómeno de mercadeo en la economía, o de competitividad si se le quiere llamar así. Sin importar el tipo de cambio, parece que por más de 10 años el peso de los importados en las compras se mantiene constante en un 10%, lo que deja ver que sin importar los cambios en el ingreso per cápita, el tipo de cambio, el aumento de empleados y la reducción de la inflación el gasto en importados se mantiene igual en términos relativos, y explicado por vehículos, electrodomésticos y vestuario, donde solo en tecnología de audio, video y computacional no tenemos capacidad de producción en el país, por lo tanto es evidente un efecto sustitución entre locales e importados por parte del consumidor en este proceso hasta cierto punto, ya que sin importar el tipo de cambio, se mantiene una destinación continua de gasto, que claramente cambia sus componentes por categorías.

Básicamente ocurren dos fenómenos simples: hay cosas que no producimos y hay cosas que producen mejor otros países, y en la medida en que el tipo de cambio hago un arbitraje, se importaran o no estos productos, más cabe anotar que ante el aumento de ingreso y los cambios del comprador, este seguirá demandando muchos de estos bienes importados y sus marcas, pese a que cuesten un 30% más, lo que tendrá un impacto en otras canastas de consumo por recomposición del gasto.

Debido a esto, el editorial de Portafolio pone el dedo en la llaga, ya que el tema de 2015 será la demanda interna o el consumo de hogares, el cual requiere ser evaluado más allá que la simple cuenta nacional, ya que esta incluye autoconsumos y servicios de deuda, y excluye compras de activos e importados, y si bien el DANE ya avanzó en correguir los ponderadores de la Muestra Mensual de Comerio Minorista, aún sus indicadores son limitados para comprender la dinámica de las compras de los hogares.

2015 será un año de redinamización del consumo de hogares debido al tipo de cambio y el cambio de entorno que esto genera, al punto que quizá esta cuenta nacional crezca más que el PIB, soportando el ajuste macroeconómico causado por la revaluación del dólar y la caída del precio del petróleo. Presidente, los hogares salvarán la patria

PORQUE LOS COLOMBIANOS SOMOS POBRES --Revista P&M --

¿Qué se debería entender en Colombia por pobreza? Es una pregunta muy difícil de responder, porque la definición de pobreza es dinámica...