lunes, 31 de agosto de 2015

LA DEVALUACIÓN AÚN NO PEGA A LA CANASTA, Especial para Revista Portafolio

Comparar el gasto de los hogares en Colombia en julio de 2015, con el julio de 2014, permite comprender cómo los hogares están recibiendo los impactos de la devaluación en su estructura de compras.

Fuente: DANE, Cálculos RADDAR

Para comenzar, los precios han tenido cambios importantes, pero no descomunales; mientras la devaluación en los últimos 12 meses es cercana a los 48%, la inflación ha sido solo del 4,5%, y se ha repartido de  manera desigual entre las canastas de gasto según su origen: La inflación en productos locales (que pueden tener componentes importados como el pan) llega al 5%; en los productos parcialmente importados (que existen bienes producidos localmente e importados compitiendo en el mercado) esta llega al 4,2%; Los servicios (incluidos servicios públicos y cosas como restaurantes) llegan a un cambio de precios de 4%; y finalmente los puramente importados, sólo llegan al 3,5%. Datos que dejan muchas dudas, sobre cómo se está transmitiendo la devaluación, y cómo el comercio ha amortiguado el cambio de precios por medio de márgenes, compras anticipadas de stocks y redefinición de proveedores.

Estos cambios de precios (a excepción de categorías como el arroz y la papa) han sido muy lentos y con cambios tan bajos que los hogares casi no los han percibido, como en el caso de la energía eléctrica, los almuerzos ejecutivos o inclusive el precio de los carros nuevos que sólo ha subido un 9,3% y los televisores solo 1,5%, pero el comprador cree que el precio ha subido, porque algunas referencias han cambiado de precios.

Por el lado del Comercio, el DANE reporta crecimientos entre junio y junio del comercio minorista los precios sólo han crecido 4,3%, con un crecimiento de 9,8% en venta del comercio en pesos y 5,2%, siendo superiores a los datos de junio de 2014, donde crecía al 5,3% y 3,8% respectivamente, donde es muy importante señalar que en 2014 el mundial de futbol modificó el comportamiento de compras de los hogares. Esto evidencia que pese a la sensación del mercado de un mayor precio de los productos y la incertidumbre por el tema político y de paz, los hogares vienen gastando a un muy buen ritmo, inclusive en vehículos que viene creciendo al 4,3% según el DANE, mayormente por motocicletas, ya que los vehículos particulares vienen un números negativos.

Esto demuestra que una cosa es la sensación de los hogares y lo que dicen en las encuestas de opinión, y otra su comportamiento en el mercado. hoy el gasto de los hogares según RADDAR vienen creciendo a tasas del 11% en pesos debido a la creación de más de 540.000 empleos y un aumento en el ingreso por remesas superior del 70%, situaciones que han dinamizado la demanda interna de manera importante. Estas situaciones han hecho que los colombianos sigan comprando los mismos productos y solo han dejado de comprar aquellos que ya no están en el mercado porque no se están importado.
 

Los cambios de precios – sobre todo de los productos locales y los servicios – han afectado la estructura de gasto de los hogares, aumentando el peso de los gastos frecuentes y con esto reduciendo la capacidad de compra de bienes importados; es decir, el impacto de la devaluación se está dando no por un mayor precio en productos importados, sino en un mayor gasto en bienes nacionales, que han subido de precio por el costo de los importados y los ciclos agrícolas, redefiniendo ligeramente el gasto de los hogares, en un ajuste inferior de 0,3%.

Es posible que la inflación continué creciendo, debido a que muchos servicios domiciliarios deben ajustar sus tarifas al alza debido a que acumulan crecimientos por tres meses consecutivos, lo que da pie al que el Banco de la República afirme que es posible que no cumpla meta de inflación. Esto llevará a que los hogares continúen ajustando su gasto en el resto del año, ya que deberán pagar más por servicios públicos y productos locales, lo cual continuará afectando la compra de las canastas de importados, con una tendencia inflacionaria lenta que evitará un golpe duro en las familias.

Todo esto significa que el gasto de los hogares se mantendrá en un terreno positivo, pese una inflación superior al 4% y una devaluación cercana al 50%, lo que muestra que será el gasto de los hogares el encargado de jalar la economía en 2015.

PORQUE LOS COLOMBIANOS SOMOS POBRES --Revista P&M --

¿Qué se debería entender en Colombia por pobreza? Es una pregunta muy difícil de responder, porque la definición de pobreza es dinámica...