Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

¿LA CARTERA DE CONSUMO SE ESTA DAÑANDO?, columna para Portafolio

Según los datos publicados la semana pasada por la Superintendencia Financiera, aparentemente la calidad de la cartera de los hogares está deteriorándose. Según el reporte el 4,8% de la cartera hipotecaria más consumo esta vencida y el año pasado este indicador era de 4,3%.
A primera vista es claro que el indicador muestra un deterioro que se origina en el aumento de la cartera vencida de consumo que pasó de 4,8% a 5,5% en un año, mientras que la hipotecaria se redujo de 2,5% a 2,4%.
Más cabe revisar la tendencia de las magnitudes para comprender que realmente la condición de la calidad de la cartera está teniendo una dinámica relativamente sana. El cambio en el indicador lo causa el aumento de la cartera vencida, que viene creciendo al 32% desde el año pasado, frente a un crecimiento que se frena de la cartera de consumo que sólo llega al 14%; así, sin duda la cartera vencida tiene una dinámica importante pero con una estabilidad predecible desde hace más de un año, mientras que la car…

¿NAVARRO?, Columna para El Nuevo Siglo

La gente en Colombia dice tener una posición política. Cerca del 5% son de extrema izquierda, un 12% de izquierda, 43% de centro, 24% de centro derecha y 13% de extrema derecha, según diversos estudios. Esto significa que sin importar qué es cada cosa, la gente tiene un bando tomado.
Los votantes por la Reelección estarán en el centro, seguramente más hacia la izquierda que a la derecha, los uribistas intentaran la derecha y algo del centro, y el Polo buscará aumentar su votación más allá de un 5%. La pelea e entre Santismo y Uribismo; pero este 95% del bloque votación es muy voluble, porque solo el 13% de la extrema derecha está definido, así que la pelea en primera vuelta es por el 88% que no son extremos.
El Partido Liberal con cerca de un 30% de simpatía y el conservador con un 12% no logran explicar ni la mitad del proceso, porque el votante ya ni es partidista ni sigue idearios, sigue coyunturas, pasiones y personas. Por esto, la entrada de una tercería es clara.
¿Quién y cómo?, se…

LA MALDICIÓN DEL CALENDARIO, Columna para Portafolio.co

RADDAR, Fenalco y Fedesarrollo reportaron repuntes de los hogares en compras y confianza para abril, pero sin duda los números de los 4 primeros meses han sido muy confusos para el comercio, la industria y el mismo comprador.
Mucho de lo que ocurre tiene que ver con el nivel de las tasas de interés, las velocidad de creación de empleo, el stock de producto en los hogares e incluso con la reducción del ingreso disponible, pero hay una variable que poco se ha analizado y que es fundamental para la demanda interna y sin duda para el comercio: los días hábiles.
La maldición del calendario, no es otra cosa que la estimación de la cantidad de días hábiles y festivos de un mes, para definir la potencialidad del mercado y los parámetros de comparación con otro mes. Ya el equipo de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, liderado por Camilo Pérez, demostró cómo los años bisiestos el PIB tiene un crecimiento mayor que el resto de los años por el simple efecto de tener un día más, lo que r…

¿RESPONSABILIDAD SOCIAL?, Columna para El Nuevo Siglo

La creatividad de soluciones es enorme pero recursos es solo una: el empresario.
La paz y el postconflicto tendrán un gran costo, y la guerra ya ha costado mucho; ya se debate que el sector privado debe financiar este proceso con impuestos y la reinserción y capacitación de las tropas que vivieron el conflicto.
Muchos empresarios estamos dispuestos a colaborar y ha construir un país mejor, pero la pregunta es otra: ¿esto va a afectar el objetivo de las empresas colombianas?; para sorpresa de muchos el objetivo de una empresa no es tener utilidades, ese es un resultado, ya que el objetivo es satisfacer eficientemente las necesidades de los consumidores. Entonces, ¿una mayor carga afectará el producto y el precio al consumidor?
Obviamente algunos rápidamente responderán que las empresas tienen grandes utilidades y que pueden reducirlas para financiar el proceso, y en muchos casos es cierto y en otros no; pero el hecho de ser rentable no puede ser castigado con llevar el costo económico del…

EL GRAN DEBATE DE LA CONFECCIONES, Columna para Portafolio

Después de la caída del edifico en Bangladesh, la BCC salió a las calles de Londres a preguntarle a las personas si les afectaba que los productos que usaban eran hechos por personas a las que se les pagaban bajos salarios, y la respuesta más común de este pulso de opinión (no encuesta técnicamente hablando) fue que les era indiferente siempre y cuando el producto mantuviera su calidad.
El problema de las confecciones baratas no se ha enfrentado como debe ser por las condiciones de los acuerdos comerciales vigentes, pero es claro que desde hace mucho tiempo existe un dumping social o laboral en esta industria, que hace que las grandes marcas globales paguen por un menor costo laboral sin importar el fundamento de este proceso. Adidas y Nike lo experimentaron hace unos años y dieron una lección importante pero tardía, Disney lo hizo con un nivel de estándares de calidad y laborales muy complejos y Mattel debió ajustarse después de una producción de juguetes con plomo.
Colombia claramente…

¡AH, LAS MAMÁS!, Columna para El Nuevo Siglo

La verdad es que no me acuerdo de lo más bello de mi mamá. Mientras pienso que regalarle este fin de semana, más por el deber cultural y la fuerza comercial del día de la madre, no logro que en mi memoria pasen las imágenes de los primeros años de mi vida, cuando ella simplemente dio todo por mí.
Quiero poder revivir el calor de su pecho, sus cantos, sus caricias, sus palabras educadoras y su sonrisa de enamorada. Quiero por un momento volver a ser ese bebé que le lloraba porque se iba, porque no la sentía, porque no la veía.
¿A dónde fueron esos momentos, esas miradas, esos olores, esas carcajadas?, gracias esos primeros momentos de mi vida aprendí a reír, a comer, a llorar, el pálpito de su corazón, y hoy comprendo que lo primero que aprendí de ella fue el arte de amar.
Obviamente mi mamá me ama, pero nunca como me amó en esos momentos; es como el enamoramiento del comienzo de una relación, donde aparecen miradas que nunca se vuelven a repetir, sonrisas que se dibujan inocente e incont…

¿CUANTO VALE BOGOTÁ?, Columna para Portafolio.co

Según un informe de prensa, el valor catastral de la ciudad aumento 170% entre 2008 y 2013, lo cual haría pensar que la riqueza de la ciudad ha aumentado, pero la verdad parece imposible.
En medio del debate de la valorización y el pago de prediales, Catastro Bogotá informó que los 2.326.969 de la ciudad tiene un valor catastral de 330 billones de pesos, y como la norma indica, el valor catastral de un predio no puede exceder el 70% de su valor comercial, entonces el valor de los predios de Bogotá es de 471 billones de pesos en 2012, que sería más o menos proporcional al 70% del PIB nacional.
El dato es impresionante pero sin duda pone a reflexionar a más de uno. Según este dato y lo que se puede apreciar en el informe anua de Catastro, el valor catastral de la ciudad creció un 19,2% entre 2012 y 2013, con un crecimiento de predios de ajustados del 3%, es decir, que cada predio tuvo un crecimiento promedio cercano al 15% en dicho valor, Dato que parece imposible.
Personalmente mi predio …

¿POR QUÉ HABLAMOS ASÍ?, Columna para El Nuevo Siglo

Hablando con muchos extranjeros de habla hispana que han llegado a Colombia, me he dado cuenta que tenemos una serie de frases en nuestro lenguaje que nos ponen a pensar que tipo de sociedad somos. Frases como “Me robó el corazón”, “¿te puedo robar un minuto?”, “lo voy a matar”, “estoy que le pego” o “matemos ese tema”.
La violencia, el delito, la grosería y hasta el irrespeto por la vida los tenemos en el lenguaje cotidiano sin darnos cuenta. Esto parece inocente pero es una forma continua de violencia en la que vivimos.
No es claro como estas frases fueron llegando a nuestra cotidianidad pero llevan mucho tiempo con nosotros, quizá por las consideramos una forma simpática de pedir un favor por medio de “un robo” a los demás, o que la mejor forma de expresar lo molestos que estamos con alguien es decir que lo queremos matar.
La cultura de la ilegalidad y la muerte que se ha consolidado en nuestra sociedad se ve claramente reflejada en el lenguaje, y de este modo causamos el caldo de cul…