martes, 7 de julio de 2015

¡SON LOS HOGARES!, Columna para Portafolio

¿Qué le pasa a la economía colombiana?, simple: tiene menos ingresos por el petróleo, y esto hace que el gobierno tenga menos ingresos, y que se haya dado una fuerte devaluación, pero la economía crece, ¿por qué?, por los hogares.

Hay tres datos que hemos estado mirando de manera separada que nos muestran que la economía no va por el mejor camino, pero no va mal. Comencemos por las posibles malas noticias: la inflación no cedió en junio, llegando a un 4,42%, con un comportamiento mayormente explicado por servicios, lo que indica que seguirá en niveles altos por unos meses, mientras alimentos termina su ajuste; El desempleo continua en su senda descendente, pero a menor velocidad que el año pasado; Y el consumo de hogares creció menos que en el primer trimestre de 2014.

Más, estas mismas cifras se pueden ver de otra manera. La inflación esta alta mayormente por la indexación de la inflación del año pasado, que está cubierta por el aumento de salarios. Si bien, está ha absorbido cerca del 72% de este aumento, seguramente se reducirá en el segundo semestre ante la caída de los precios de los alimentos, dejando a final de año un aumento real de la capacidad de compra del SMLV; en desempleo, la tasa ha perdido velocidad, pero es evidente que la generación de empleo continua, y continua en un punto fundamental: creando empleos en jefes de hogar, que continúan reduciendo su tasa de desempleo, asegurando ingresos en nuevos hogares o aquellos que no tenían: entre mayo de 2014 y mayo de 2015 se crearon 331 mil nuevos hogares y 283 mil empleos a jefes de hogar, reduciendo el desempleo en este segmento en cerca de 5 mil personas; finalmente, y poco se ha dicho de esto (aunque esta columna ya lo había predicho), el consumo de hogares creció 3,8% con respecto al primer trimestre de 2014, muy por encima del crecimiento del 2,8% del total de la economía; es decir, los hogares están haciendo la tarea.

Si bien los datos del comercio del DANE en abril no son alentadores, las cifras de Fedesarrollo y RADDAR dejan ver que las compras de los hogares en mayo y junio muestran datos positivos, que podrían interpretarse como un cambio en la tendencia de desaceleración de gasto, pero es mejor mantener prudencia, ya que estos mismos meses el año pasado tuvieron un comportamiento atípico debido al mundial de futbol; muchas cosas indican que el gasto de los hogares está teniendo un buen comportamiento en no durables, semidurables y servicios, y que los vehículos y la compra de vivienda vienen lento pero no tanto como muchos esperaban, donde se hablaba de caída en las matriculas de carros del 10%, y solo están cerca del 5%.

¿A qué se debe esta dinámica?, al parecer a tres factores fundamentales: la llegada al piso del descenso en el ciclo de compras, a la creación de empleo y aun menor gasto en servicio de deuda, debido a la menor compra de bienes durables, situaciones que han llevado al hogar a mantener una contención de compra casi todo el primer semestre, causando a que en mayo y junio la tendencia se revierta.

Confiando en que estas cifras y tendencias son ciertas, se confirma la hipótesis que el consumo de hogares jalará la economía en 2015, y que es posible que el dato del PIB de primer trimestre sea el piso del ciclo y los datos que vienen sean positivos. Todo indica que ya pasamos la difícil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PORQUE LOS COLOMBIANOS SOMOS POBRES --Revista P&M --

¿Qué se debería entender en Colombia por pobreza? Es una pregunta muy difícil de responder, porque la definición de pobreza es dinámica...