Ir al contenido principal

¡SON LOS HOGARES!, Columna para Portafolio

¿Qué le pasa a la economía colombiana?, simple: tiene menos ingresos por el petróleo, y esto hace que el gobierno tenga menos ingresos, y que se haya dado una fuerte devaluación, pero la economía crece, ¿por qué?, por los hogares.

Hay tres datos que hemos estado mirando de manera separada que nos muestran que la economía no va por el mejor camino, pero no va mal. Comencemos por las posibles malas noticias: la inflación no cedió en junio, llegando a un 4,42%, con un comportamiento mayormente explicado por servicios, lo que indica que seguirá en niveles altos por unos meses, mientras alimentos termina su ajuste; El desempleo continua en su senda descendente, pero a menor velocidad que el año pasado; Y el consumo de hogares creció menos que en el primer trimestre de 2014.

Más, estas mismas cifras se pueden ver de otra manera. La inflación esta alta mayormente por la indexación de la inflación del año pasado, que está cubierta por el aumento de salarios. Si bien, está ha absorbido cerca del 72% de este aumento, seguramente se reducirá en el segundo semestre ante la caída de los precios de los alimentos, dejando a final de año un aumento real de la capacidad de compra del SMLV; en desempleo, la tasa ha perdido velocidad, pero es evidente que la generación de empleo continua, y continua en un punto fundamental: creando empleos en jefes de hogar, que continúan reduciendo su tasa de desempleo, asegurando ingresos en nuevos hogares o aquellos que no tenían: entre mayo de 2014 y mayo de 2015 se crearon 331 mil nuevos hogares y 283 mil empleos a jefes de hogar, reduciendo el desempleo en este segmento en cerca de 5 mil personas; finalmente, y poco se ha dicho de esto (aunque esta columna ya lo había predicho), el consumo de hogares creció 3,8% con respecto al primer trimestre de 2014, muy por encima del crecimiento del 2,8% del total de la economía; es decir, los hogares están haciendo la tarea.

Si bien los datos del comercio del DANE en abril no son alentadores, las cifras de Fedesarrollo y RADDAR dejan ver que las compras de los hogares en mayo y junio muestran datos positivos, que podrían interpretarse como un cambio en la tendencia de desaceleración de gasto, pero es mejor mantener prudencia, ya que estos mismos meses el año pasado tuvieron un comportamiento atípico debido al mundial de futbol; muchas cosas indican que el gasto de los hogares está teniendo un buen comportamiento en no durables, semidurables y servicios, y que los vehículos y la compra de vivienda vienen lento pero no tanto como muchos esperaban, donde se hablaba de caída en las matriculas de carros del 10%, y solo están cerca del 5%.

¿A qué se debe esta dinámica?, al parecer a tres factores fundamentales: la llegada al piso del descenso en el ciclo de compras, a la creación de empleo y aun menor gasto en servicio de deuda, debido a la menor compra de bienes durables, situaciones que han llevado al hogar a mantener una contención de compra casi todo el primer semestre, causando a que en mayo y junio la tendencia se revierta.

Confiando en que estas cifras y tendencias son ciertas, se confirma la hipótesis que el consumo de hogares jalará la economía en 2015, y que es posible que el dato del PIB de primer trimestre sea el piso del ciclo y los datos que vienen sean positivos. Todo indica que ya pasamos la difícil.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿NOS SIRVE LA MACROECONOMÍA EN MARKETING?, Columna para PyM

Hace unos días debatía en Portafolio que es necesario que los economistas aprendan marketing, para comprender mejor el mundo de las preferencias y hacer políticas económicas menos generales y más enfocadas a mejorar la satisfacción de las necesidades haciendo uso de la segmentación; argumento que tuvo buena acogida, pero en muchos casos sentí en sus miradas esas palmaditas en la espalda que algunas veces nos han dado.
Más allá de sentirme vencido por mi potencial fracaso como evangelizador en tierras ortodoxas, quiero traer el debate al mundo del marketing en el sentido contrario, sabiendo de antemano que se me darán más palmadas en la espalda que aplausos.
Es simple: un marketero que no entienda el uso de las mediciones macroeconómicas y tenga claridad en las políticas económicas, no hará un buen mercadeo ni tendrá poder en la empresa. La economía entendida como el Producto Interno Bruto es el reflejo de las decisiones de las personas en un entorno normativo de producción, comercio …

¿Cómo somos los colombianos? Una guía inicial para aprovechar las diferencias y hacer negocios de la mejor manera

En los últimos años, la percepción sobre los colombianos ha cambiado radicalmente; hace 20 años nos veían como un país inviable, inseguro, poco rentable y claramente sin las condiciones para invertir en él. Cada vez que salíamos del país nos preguntaban por la guerra, la droga y con alguna bondad por el café; hoy nos indagan por el milagro económico que hemos tenido, por las multilatinas que se han desarrollado, por la reducción de la pobreza, nos preguntas por cantantes, artistas, científicos, empresarios e inclusive por el café.

A los colombianos ya no nos da pena decir que somos colombianos en el exterior, ya no nos piden una fila a aparte para pasar por rayos x en los aeropuertos, y de una u otra manera, ya no somos vistos como personas peligrosas.
Por esto es que Colombia está hoy en el mapa mundial, porque tenemos potencial, capacidad y recursos, y nos hemos convertido en el destino de las inversiones mundiales porque aumentamos la clase media, duplicamos la clase alta y reducimos…

¿REALMENTE CUAL FUE LA INFLACION DE 2016?, Columna para Portafolio

¿Realmente cuál fue la inflación de 2016? Por Camilo Herrera Mora
El dato de inflación de 5,75% es un respiro para muchos, sobre todo para el gobierno, que logró mostrar que la inflación bajó con respecto a 2016, pasando de 6,77% a 5,75%, demostrando que el aumento del salario de 7%, mejoró la capacidad de compra de los asalariados. Pero ¿esto es verdad?
Nos hemos acostumbrado a ver los datos de diciembre para ver como cerro la inflación en Colombia y esto es un error que no podemos seguir cometiendo, siendo esta una de tantas lecciones que nos dejó 2016. La inflación de cierre de año fue de 5,75%, pero la inflación promedio fue de 7,5%, y esto redujo durante el año la capacidad de compra del salario en un -0,5%, y no la aumentó un 1,2%, como diría el dato de diciembre.
Si la capacidad de compra del salario se redujo durante todo el año, era evidente que la demanda interna, y en particular el gasto de los hogares se debía frenar, y por ende el total de la economía. Revisando los dato…