Ir al contenido principal

¿COMO FIJAS SUS METAS PARA EL 2018?, Columna para Portafolio

¿Cómo fijar sus metas para 2018?
Por Camilo Herrera Mora

Muchas empresas están en su planeación 2018 y repiten el mismo error del año pasado, fijando sus metas de crecimiento en función de las necesidades y deseos de accionistas, y no en función de los datos del mercado.

El proceso es muy parecido cada año: se sabe que el PIB puede crecer cerca de un 3%, porque no tiene como crecer a su potencial debido a la menor demanda de exportaciones y por la contracción del gasto público. Se ha aprendido que cuando la economía crece, cada sector tiene un comportamiento esperado, en función de cómo crece la economía, donde por ejemplo algún sector como las confecciones crece 1,5 veces el crecimiento del PIB en promedio. Esto daría, para que la mayoría de las empresas de este sector pensaran en como crecer al 4,5% su producción, pero por órdenes de las directivas, deben crecer un 10% en términos reales, dejando la duda: ¿de dónde salió ese dato?

El dato no sale de un análisis técnico, ni mucho menos de demandas potenciales, es simplemente una meta que se pone para retar al equipo a obtener mejores resultados; proceso que por lo general no va a acompañado de un aumento de capacidad o presupuestos, sino que lleva implícito el mensaje de “crecer más, con lo mismo”. Lo más probable es que su meta deba estar entre el 4,5% y el 10%, para este caso.

Esto puede causar eficiencias y aumento de competitividad en algunos casos, pero en la gran mayoría, causa enormes frustraciones como las que hemos visto este año, donde pocas empresas cumplen con sus metas, debido a que estas no se definieron en función del mercado sino de las expectativas de los accionistas.

La consecuencia es inevitable: una guerra de precios enorme todo el año, para cumplir con las ventas en volumen, para liquidar inventarios de insumos y de producto final; y llevamos cerca de tres años viendo es escenario, sin hacer una reflexión al respecto.

Las metas de crecimiento de una empresa sirven para definir las acciones a seguir. El dato anual, informa que inversiones se deben hacer y las metas mensuales como deben ser las ejecuciones tácticas en cada momento del año según las temporadas; mientras que las metas intermedias, sirven para definir la compra de insumos y los tiempos de producción, con el continuo seguimiento de los inventarios, que cada vez son más equilibrados en ciertas categorías.

Esto suena muy bien y es comprensible, ya que si se quiere crecer por encima del mercado, es necesario tomar acciones agresivas como aperturas de puntos de venta, mas camiones para la logística o incluso pensar en comprar competidores; más si el número no tiene sustento, la probabilidad de fallar es muy grande, llevando a la compañía a un problema financiero y de inventarios.

El truco está en no construir los datos desde la proyección del PIB, sino desde la comprensión del crecimiento de la demanda potencial en cada cliente suyo, partiendo de lo micro a lo macro, y eso lo alinea a las capacidades de la empresa y ahí si revisa si eso está alineado con el crecimiento esperado de la economía. Sumando una a una de las oportunidades y revisando las capacidades, se definen las metas, y sobre eso se pueden establecer los niveles de precios y rentabilidad, y no al revés, como comúnmente se hace. No sigamos cometiendo el mismo error. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿NOS SIRVE LA MACROECONOMÍA EN MARKETING?, Columna para PyM

Hace unos días debatía en Portafolio que es necesario que los economistas aprendan marketing, para comprender mejor el mundo de las preferencias y hacer políticas económicas menos generales y más enfocadas a mejorar la satisfacción de las necesidades haciendo uso de la segmentación; argumento que tuvo buena acogida, pero en muchos casos sentí en sus miradas esas palmaditas en la espalda que algunas veces nos han dado.
Más allá de sentirme vencido por mi potencial fracaso como evangelizador en tierras ortodoxas, quiero traer el debate al mundo del marketing en el sentido contrario, sabiendo de antemano que se me darán más palmadas en la espalda que aplausos.
Es simple: un marketero que no entienda el uso de las mediciones macroeconómicas y tenga claridad en las políticas económicas, no hará un buen mercadeo ni tendrá poder en la empresa. La economía entendida como el Producto Interno Bruto es el reflejo de las decisiones de las personas en un entorno normativo de producción, comercio …

¿REALMENTE CUAL FUE LA INFLACION DE 2016?, Columna para Portafolio

¿Realmente cuál fue la inflación de 2016? Por Camilo Herrera Mora
El dato de inflación de 5,75% es un respiro para muchos, sobre todo para el gobierno, que logró mostrar que la inflación bajó con respecto a 2016, pasando de 6,77% a 5,75%, demostrando que el aumento del salario de 7%, mejoró la capacidad de compra de los asalariados. Pero ¿esto es verdad?
Nos hemos acostumbrado a ver los datos de diciembre para ver como cerro la inflación en Colombia y esto es un error que no podemos seguir cometiendo, siendo esta una de tantas lecciones que nos dejó 2016. La inflación de cierre de año fue de 5,75%, pero la inflación promedio fue de 7,5%, y esto redujo durante el año la capacidad de compra del salario en un -0,5%, y no la aumentó un 1,2%, como diría el dato de diciembre.
Si la capacidad de compra del salario se redujo durante todo el año, era evidente que la demanda interna, y en particular el gasto de los hogares se debía frenar, y por ende el total de la economía. Revisando los dato…

¿2017, O EL RETORNO DEL OSCURANTISMO? CONSUMER DATA ANALYSIS Especial para Revista P&M

CONSUMER DATA ANALYSIS
¿2017, O EL RETORNO DEL OSCURANTISMO? Por Camilo Herrera Mora Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group Especial para Revista P&M

Si 2016 fue el año de la incertidumbre, 2017 será el año del oscurantismo. Por años el mundo persiguió y defendió las causas liberales, la apertura, la igualdad, los derechos humanos e incluso la diferencia, pero esto tiene un tiempo, y toda fuerza tiene una reacción, y el mundo ha mostrado en las urnas y en los mercados, que clama por volver al pasado, en la presencia de una trampa mortal.
He aprendido que el consumidor se forma desde que nace hasta más o menos los 20 años, y de ahí en adelante lo que hace es adaptarse lo mejor posible al cambio, pero no hace transformaciones profundas de sus creencias o concepciones básicas, pero si puede cambiar sus comportamientos de consumo, siempre y cuando no entre en choque con los principios formados en su infancia y adolescencia. Obviamente me refiero a lo que la gente realmente cre…