martes, 9 de octubre de 2012

LAS COSAS DONDE SON: LA REFORMA TRIBUTARIA, Columna para La República


La reforma tributaria presentada por el gobierno nacional la semana pasada, muestra un objetivo claro: poner los tributos donde deben estar y reducir así las asimetrías y evasiones en el sistema.

Seguramente la reforma podría ser más audaz y simplificar al máximo el sistema tributario y los métodos de declaración, pero esto causaría choques muy grandes en las empresas y los contribuyentes, dejando ver que la gradualidad tiene sentido.

Es muy llamativo la aparición del impuesto al consumo, como un mecanismo de largo plazo para la reducción y consolidación del IVA, y el reconocimiento de los efectos de evasión aparente en los canales tradicionales del comercio en Colombia; este impuesto será recaudado por la industria y no por el comercio, logrando reducir la evasión que se da en los canales informales, pero sin causar un aumento o baja de precios para el consumidor final; esta es una propuesta práctica e interesante.

Por otra parte la propuesta de pasar el pago de los parafiscales que no benefician directamente al empleado de dinámica de la nómina a la rentabilidad de la empresa tiene un sentido claro, ya que no es correcto vincular la carga de la niñez, la vejez y la capacitación técnica a la dinámica del mercado laboral, sino a las rentas de las empresas. Así, el SENA y ICBF tendrán más recursos por esta vía y estarán vinculados al presupuesto nacional, lo que no sólo les asegura los recursos sino que los protege de los famosos procesos de “privatización”.

La reforma está poniendo la casa en orden y sin duda comenzarán los sectores a presionar para mantener su posiciones a favor, pero la idea es claramente eliminar eso; así el impuesto de renta se bajará, pero se compensará con los costos de parafiscales, causando una caída real en la tasa de renta y una reducción en los costos vía menor costo del empleado, causando un reducción promedio del 5% de los costos fijos de las empresas, causando mayor competitividad, mayor equity y sin duda más rentabilidad.

Así, la reforma ordena y motiva, más es claro que no es la panacea para la formalización del empleo, debido a que si bien motiva a contratar a los empleados de manera formal y no por honorarios, esto solo impacta a las grandes empresas y no soluciona la no formalidad del empleado por cuenta propia, que es donde esta el grueso de la asimetría laboral en Colombia.

Esperemos que lo que entró como una versión técnica para reducir las asimetrías tributarias salga del Congreso sin muchos cambios, ya que desafortunadamente en el debate democrático lo político se impone sobre lo técnico y así las reformas quedan maltrechas y causando efectos inesperados.

Es fundamental que la reforma se apruebe este año para que entre en vigencia el próximo y dar las bases para una mayor productividad industrial y laboral, en pos de las reformas que sin duda generará el proceso de paz. Es simple: la tributación es el camino a la equidad, porque es donde podemos dar los que podemos y así poder recibir los que necesitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PORQUE LOS COLOMBIANOS SOMOS POBRES --Revista P&M --

¿Qué se debería entender en Colombia por pobreza? Es una pregunta muy difícil de responder, porque la definición de pobreza es dinámica...