Ir al contenido principal

DAÑAMOS EL MERCADO, Columna para Portafolio

No hay forma suave de decirlo: dañamos el mercado a punta de descuentos y retrocedimos años en la formación de compradores.

Durante el periodo de 2000 a 2008 el mercado había logrado educar al comprador con productos de alto valor agregado, marcas blancas, canales especializados, ejecuciones comerciales e incluso temporadas de compra organizadas; más, desde la desaceleración de mercado de 2009, las promociones se tomaron el mercado.

Hacer promociones es muy bueno como un ejercicio táctico, pero no como la única estrategia. El comprador colombiano hoy compra mayormente en promoción y ya es común oír que “yo no compro eso a precio completo”.

El precio es un sistema de información, que le dice al comprador porque algo vale más o menos debido a características tangibles como nuevos desarrollos, calidad y aplicabilidad, y otros intangibles como la marca y la garantía. Este esquema lo destruimos en el mercado, poniendo descuentos continuamente, 2x1, madrugones y diversas formas promocionales en pos de lograr cumplir con las metas de ventas que nos hemos puesto.

Si alguien compra algo es porque lo necesita - desde el sentido más básico de la palabra hasta el más etéreo - , y no va a comprar nada porque está en promoción; lo que ocurre es que anticipa sus compras ante un descuento o cambia de marca porque ahora la puede comprar; situación que afecta estructuralmente el mercado en diversos sentidos: si la gente compra antes de tiempo, simplemente se hace un hueco de demanda en el futuro; si la gente compra marcas que no podía comprar porque eran más costosas, ahora son más populares y pierden mucho de su valor y exclusividad; si vendemos más barato tenemos menos recursos para innovación y poder liderar las categorías.

Esto ha llevado al comprador a esperar las promociones para comprar, como ocurre en los regalos de navidad, que comienzan a comprarse en agosto, rompiendo el ciclo comercial y afectando el bolsillo de los hogares; aún no es del todo claro, pero ya se puede evidenciar que muchas temporadas comerciales han perdido relevancia y se está gestando un nuevo calendario comercial en Colombia debido a los descuentos.

Que el comprador solo busque promociones es culpa de la industria y del comercio, que después se quejan que el mercado está mal y que sus márgenes han caído, cuando han sido ellos mismos los causantes de este nuevo comprador, que ya no busca valor sino precio.

Se dice que el mercado colombiano tiene precios muy altos en muchas categorías y estos descuentos muestran que es verdad; es imposible sostener ofertas por más de 4 años manteniendo los mismos precios, siendo más grave aún que las grandes cadenas tienen los mismos precios de 2002. Tristemente se evidencia que algunos ponen precios con márgenes cercanos enormes para ir bajando el precio para compradores, deformando su comportamiento, destruyendo el valor de su marca y dañando el mercado.

Este debe parar ya. Es fundamental que industria y comercio lleguen a un acuerdo urgente para autoregularse en el uso de descuentos como se hizo con el Black Friday en los Estados Unidos; si esto no ocurre pronto, llegaremos a un punto de no retorno para muchos empresarios que deberán cerrar y quizá para la calidad de vida de los hogares, que solo comprarán lo más barato en vez de lo que necesitan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿NOS SIRVE LA MACROECONOMÍA EN MARKETING?, Columna para PyM

Hace unos días debatía en Portafolio que es necesario que los economistas aprendan marketing, para comprender mejor el mundo de las preferencias y hacer políticas económicas menos generales y más enfocadas a mejorar la satisfacción de las necesidades haciendo uso de la segmentación; argumento que tuvo buena acogida, pero en muchos casos sentí en sus miradas esas palmaditas en la espalda que algunas veces nos han dado.
Más allá de sentirme vencido por mi potencial fracaso como evangelizador en tierras ortodoxas, quiero traer el debate al mundo del marketing en el sentido contrario, sabiendo de antemano que se me darán más palmadas en la espalda que aplausos.
Es simple: un marketero que no entienda el uso de las mediciones macroeconómicas y tenga claridad en las políticas económicas, no hará un buen mercadeo ni tendrá poder en la empresa. La economía entendida como el Producto Interno Bruto es el reflejo de las decisiones de las personas en un entorno normativo de producción, comercio …

¿Cómo somos los colombianos? Una guía inicial para aprovechar las diferencias y hacer negocios de la mejor manera

En los últimos años, la percepción sobre los colombianos ha cambiado radicalmente; hace 20 años nos veían como un país inviable, inseguro, poco rentable y claramente sin las condiciones para invertir en él. Cada vez que salíamos del país nos preguntaban por la guerra, la droga y con alguna bondad por el café; hoy nos indagan por el milagro económico que hemos tenido, por las multilatinas que se han desarrollado, por la reducción de la pobreza, nos preguntas por cantantes, artistas, científicos, empresarios e inclusive por el café.

A los colombianos ya no nos da pena decir que somos colombianos en el exterior, ya no nos piden una fila a aparte para pasar por rayos x en los aeropuertos, y de una u otra manera, ya no somos vistos como personas peligrosas.
Por esto es que Colombia está hoy en el mapa mundial, porque tenemos potencial, capacidad y recursos, y nos hemos convertido en el destino de las inversiones mundiales porque aumentamos la clase media, duplicamos la clase alta y reducimos…

¿LA HISTORIA DE SU MARCA ESTA MURIENDO?, Especial para P&M

¿La historia de su marca está muriendo? Por Camilo Herrera Mora Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group Julio de 2017 Especial para P&M
Por años he trabajado con muchas marcas y hay una cosa que me tiene sorprendido: como empresas de muchos años, con marca muy potentes y de alta recordación, se están quedando sin historia.
Y no me refiero a historias por contar, sino a la autodestrucción de su propia historia. Esto está pasando por la enorme rotación de empleados, particularmente en los puesto de dirección de marca, donde los recién nombrados no tienen casi ningún conocimiento de lo que la marca hizo en los últimos 5 años.
Este proceso tiene a muchas empresas perdiendo dinero y volviendo a hacer cosas que saben que no funcionan, o pero dejando de hacer lo que tiene resultado para ellos.
No sé bien como escogen a los nuevos empleados, pero deberían hacerles un examen de que saben de la marca, y para esto es inevitablemente necesario tenerla, pero la mayoría de las empresas no tienen …