Ir al contenido principal

ELECCIONES EN CRIOLLOLANDIA, Columna para El Nuevo Siglo

Los colombianos no votamos por programas ni por partidos sino por candidatos, e inclusive muchos votan contra candidatos.

En mi opinión, en los últimos 20 años es claro que cerca del 60% de votantes son de centro derecha, cerca de un 20% de izquierda; hay una izquierda y una derecha extrema reducidas pero muy ruidosas mediáticamente y un 20% es un voto de opinión anémico individualista y sin personalidad, que simplemente votan por modas, tendencias e ir en contra del establecimiento para parecer intelectuales, sofisticados o quizá avanzados. Por esto las elecciones presidenciales de este año son muy predecibles, pero puede tener algunas sorpresas.

Revisando de izquierda a derecha, es claro que Aida Abella ya no despegó, y por más que Petro le ayude con la votación de “Progresistas-No revocadores”, es claro que la ciudad no aporta más del 20% de la votación nacional y por eso ni siquiera el posible 10% de esa votación que hoy efervece por el criticado alcalde serviría de algo; Clara Lopéz quedo en el peor de los mundos, con la bandera de la izquierda y sin maquinaria; Los Verdes al unirse con los Progresistas perdieron su ADN que le daba los votos de todo el espectro político más el voto de opinión, pondrán un candidato que no tendrá el tiempo, ni la maquinaria ni los recursos para lograr cambiar el juego; Santos, tiene la maquinaria Liberal, la de Cambio Radical y la del Partido de La U, y pese a perder la maquinaria conservadora, tiene asegurado cerca de un 40% de votación; Martha Lucía Ramírez tiene la maquinaria conservadora a media marcha pero tiene tres grandes ventajas: no causa rechazo, es mujer y no es Santos ni es Uribe; finalmente queda Oscar Iván Zuluaga, que representa el ala dura del conservatismo y del venido a menos Uribismo. Esto explica porque las encuestas dicen lo mismo.

El voto en blanco es sólo el reflejo de los huecos del sistema: una población que era Uribista y no cree que Uribe pueda bendecir un candidato, porque la última vez que lo hizo la cosa no salió como se pensaba; los votantes de opinión de las ciudades principales, que por mucho son el 10% de la votación, que no ven un candidato de moda postmoderno al que puedan abrazar; Liberales y Conservadores inconformes con sus partidos; los antisantistas y finalmente los que de verdad creen en el voto en blanco.

Esto deja claro que Santos tiene el camino muy fácil en la primera vuelta, sin importar que pase en las elecciones de Congreso, donde sin muchas maquinarias se moverán hacía el mejor postor. En segunda vuelta, todo depende de quién sea el contendor, porque sin duda un candidato de izquierda que huela a Socialismo del Siglo XXI mueve los votos hacía Santos, y en mucho dependerá del ánimo de los colombianos, que curiosamente estará a si Falcao va al mundial. Esa es mi lectura de nuestra curiosa política criolla.

Colombianada: Si Martha Lucía llega a segunda vuelta tiene dos grandes valores: es mujer y no es Santos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿NOS SIRVE LA MACROECONOMÍA EN MARKETING?, Columna para PyM

Hace unos días debatía en Portafolio que es necesario que los economistas aprendan marketing, para comprender mejor el mundo de las preferencias y hacer políticas económicas menos generales y más enfocadas a mejorar la satisfacción de las necesidades haciendo uso de la segmentación; argumento que tuvo buena acogida, pero en muchos casos sentí en sus miradas esas palmaditas en la espalda que algunas veces nos han dado.
Más allá de sentirme vencido por mi potencial fracaso como evangelizador en tierras ortodoxas, quiero traer el debate al mundo del marketing en el sentido contrario, sabiendo de antemano que se me darán más palmadas en la espalda que aplausos.
Es simple: un marketero que no entienda el uso de las mediciones macroeconómicas y tenga claridad en las políticas económicas, no hará un buen mercadeo ni tendrá poder en la empresa. La economía entendida como el Producto Interno Bruto es el reflejo de las decisiones de las personas en un entorno normativo de producción, comercio …

¿Cómo somos los colombianos? Una guía inicial para aprovechar las diferencias y hacer negocios de la mejor manera

En los últimos años, la percepción sobre los colombianos ha cambiado radicalmente; hace 20 años nos veían como un país inviable, inseguro, poco rentable y claramente sin las condiciones para invertir en él. Cada vez que salíamos del país nos preguntaban por la guerra, la droga y con alguna bondad por el café; hoy nos indagan por el milagro económico que hemos tenido, por las multilatinas que se han desarrollado, por la reducción de la pobreza, nos preguntas por cantantes, artistas, científicos, empresarios e inclusive por el café.

A los colombianos ya no nos da pena decir que somos colombianos en el exterior, ya no nos piden una fila a aparte para pasar por rayos x en los aeropuertos, y de una u otra manera, ya no somos vistos como personas peligrosas.
Por esto es que Colombia está hoy en el mapa mundial, porque tenemos potencial, capacidad y recursos, y nos hemos convertido en el destino de las inversiones mundiales porque aumentamos la clase media, duplicamos la clase alta y reducimos…

¿LA HISTORIA DE SU MARCA ESTA MURIENDO?, Especial para P&M

¿La historia de su marca está muriendo? Por Camilo Herrera Mora Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group Julio de 2017 Especial para P&M
Por años he trabajado con muchas marcas y hay una cosa que me tiene sorprendido: como empresas de muchos años, con marca muy potentes y de alta recordación, se están quedando sin historia.
Y no me refiero a historias por contar, sino a la autodestrucción de su propia historia. Esto está pasando por la enorme rotación de empleados, particularmente en los puesto de dirección de marca, donde los recién nombrados no tienen casi ningún conocimiento de lo que la marca hizo en los últimos 5 años.
Este proceso tiene a muchas empresas perdiendo dinero y volviendo a hacer cosas que saben que no funcionan, o pero dejando de hacer lo que tiene resultado para ellos.
No sé bien como escogen a los nuevos empleados, pero deberían hacerles un examen de que saben de la marca, y para esto es inevitablemente necesario tenerla, pero la mayoría de las empresas no tienen …